CEL sigue invirtiendo basado en supuestos irreales

"Las anteriores administraciones de CEL no tomaron las decisiones adecuadas": Entrevista a David López, presidente de CEL

l1120580-copy





En una de sus cartas y telegramas, Paolo Lüers retó al presidente de CEL a explicar cómo serán rentables El Chaparral y la ampliación de la 5 de Noviembre. Estas son sus impresiones.


Empecemos con la 5 de Noviembre: ¿Cuánto costó la ampliación al final? Según mis datos, el contrato con la constructora Queiroz Galvao rondaba los $187 millones.
$189 millones.

Pero había costos que no estaban incluidos, como el diseño, la supervisión, el estudio ambiental y otros. Con esto, calculo que más o menos llega a 200 millones. ¿Correcto?
Puede ser, los datos no los tengo.

¿Pero por ahí va?
Intertechne, que había hecho el diseño, andaba en 7 ó 9 millones de dólares, más los costos de diseño y todo lo demás.

Y la supervisión. Digamos más o menos 200 millones…
Póngale así.

La pregunta del millón es cómo recuperar esta inversión. Los datos que he recabado dicen que esta planta nueva puede generar unos 130 Gwh al año. Calculando un precio de venta de 9 centavos por Kw, sale una venta de $11.7 millones al año. Si calculo un 20% sobre eso, me da una utilidad de $2.34 millones al año. Ese tipo de equipo tiene una vida útil de 50 años. Entonces, en 50 años ustedes recuperarán no más de $117 millones…
Es más larga la vida útil. La prueba son las otras 5 máquinas de la 5 de Noviembre, que desde 1956 están generando. Se van adaptando, se van haciendo automáticas, se va mejorando la tecnología.

Tendría que tener una vida útil de 85 años para recuperar la inversión.
Eso es mentira. Nosotros calculamos entre 12 y 15 años para recuperar la inversión. Con una producción anual de 5 meses en promedió. Cuando uno ve esto (los números suyos), es una interpretación de un inversor privado. En una obra pública de esa envergadura, el retorno de la inversión es mucho más largo, porque es una obra de interés público.
Con la máquina adicional de la ampliación, garantizamos que las 5 unidades van a tener otros 50 años con un mantenimiento responsable. Por ende, nos lleva a 100 años. Sobre eso se hacen los cálculos.

Para recuperar la inversión en el plazo que dice, ¿usted calcula más del 20% de utilidad?
El recurso es gratis, solo ponemos los costos de operación. Hay una ganancia mucho mayor que el 20%. En la medida en que va aumentando la lluvia, la ganancia va subiendo más.

Pero esta máquina va a producir energía adicional solamente en los meses en los que hay abundancia de agua…
Que son aproximadamente 5 meses.

¿Realmente son 5? 
Será mucho más, cuando esté (el fenómeno) “La niña” bien puesta. Hablamos de Niño o Niña: “Niño” es seco, y “Niña”, mucha lluvia. Venimos desde 2011 con 2000 Gwh generando y bajó a 1200, pero esperamos que va a subir ahorita.

Vi la proyección que presentaron a la Asamblea: Asumen que la generación aumentará de 1,329 Gwh en 2016 a 1,696 en 2017. ¿Con base en qué establece usted que en las 3 presas va a subir tan significativamente la generación de un año al otro?
Según la parte de hidrología, se esperaba que este año 2016 iba a ser mucho mayor, pero hubo cambios. Pero está ahorita en interfase “La Niña” y “El Niño”, eso es lo que nos han explicado. Ahorita la proyección es que en 2017 se venga “La niña” ya bien puesta y empiece otra vez a subir el promedio.

La ampliación y la turbina extra trabajan sobre el mismo caudal del río. Van a producir solamente en el periodo con exceso de agua. Usted dice que serán 5 meses, pero es precisamente la época en la cual de cualquier manera la producción hidroeléctrica es alta. Ganan poca generación.
La ampliación siempre va a trabajar, porque siempre se botaba el agua que generaba la 5 de Noviembre, empezaba el invierno, y se empezaba a botar agua. Ahora se pone la turbina nueva y siempre va a generar.

¿Usted dice que siempre hay un exceso de agua en la 5 de noviembre?
Siempre hay un exceso en la 5 de Noviembre. Había agua que la 5 de Noviembre no usaba, la tenía que siempre botar. Ahora se usa la turbina adicional.
Además, en la parte de las turbinas debería de haber un excedente de instalación, el cual no tenía la 5 de Noviembre. Una máquina a la par. Sacamos por mantenimiento 3 unidades de la 5 de Noviembre y ya no bajamos la producción, porque está la unidad adicional. Así se hace eficiente un sistema.

La ampliacion de la presa 5 de Noviembre
La ampliacion de la presa 5 de Noviembre


¿Entonces la ampliación sirve para facilitar mantenimiento?
Se da mantenimiento a las demás unidades y la producción sigue. Es de respaldo.

¿Usted evalúa que esa inversión valió la pena, porque es de respaldo, no por la generación adicional?
Sí. No la veamos como generación, veámosla como eficiencia de todo el sistema de la 5 de Noviembre.

Tengo el cuadro de la UT (Unidad de Transacciones, que regula cuáles generadores alimentan la red) y dice que la 5 de Noviembre, ya con la ampliación funcionando, solamente generó 17.3 Gwh en octubre 2016, y en noviembre 6.7 Gwh, cuando todo el año ha tenido una generación mucho más alta. ¿A qué se debe eso?
Es por el mal invierno. Pero esto ya va a cambiar.

¿No es complicado hacer cálculos financieros basados en la esperanza de buenos inviernos?
El clima así es aquí. El cambio climático incide, pero no tengo temor de que se vaya a secar el río.


EL CHAPARRAL

Vamos a El Chaparral. Tengo un cuadro interno de la CEL, del Programa Anual de Inversiones, y para terminar el proyecto calculan que el costo llegue a 418 millones de dólares. Esto son más de 6 millones por MW de generación.
Todavía estamos sumando. Es un plan de inversión, pero lo estamos revisando.

Incluyendo el pago del arreglo a Astaldi, ya se gastaron 247 millones de dólares, pero falta invertir otros $171 millones, $90 solo para el dique. 
No, nosotros estamos demostrando que podemos bajar estos costos.
1485129643136

Recapitulemos el historial de El Chaparral: La prefactibilidad la hizo una empresa que se llamaba Harza. Ellos dijeron que iba a ser un proyecto de $98 millones para 60 MW. Después vinieron los japoneses de J-Power y dijeron que iba ser de 67 MW, y el tope era que para ser rentable podía costar $140 millones. En el diseño de Intertechne, el costo subió a $166 millones. En la primera licitación los brasileños ofertaron por 240 millones y se le bajó en la negociación a 195. Se hizo la segunda licitación, y se adjudicó a Astaldi sobre 200 millones. Y hoy estamos pasando de 400 millones. Esto se llama explosión de costos. Si en la pre factibilidad le dijeron a CEL que esto puede costar 98 millones, y pasando de esto no será rentable, ¿cómo puede ser rentable con 418 millones?
No, es que no lo dijeron así.

Pero así se entiende.
Se entiende así, porque ponen un horizonte de tope.

Cuando asumió la presidencia de CEL, habrá hecho un análisis serio de terminar este proyecto El Chaparral o no hacerlo.
Exacto, el costo político.

No sólo el político, también el costo financiero. A esta altura ya estaba hecho el arreglo con ASTALDI, y ellos abandonaron el proyecto. No terminarlo hubiera significado tirar a pérdida lo gastado hasta ese momento (168 millones) – pero terminarlo podría causar una pérdida más grande.
Si mantenés el horizonte del primer cálculo y no lo cambiás, sí es una pérdida. Pero las presas no se miden en 12 años, se miden en 50, 70 años. Te voy a decir lo que hicimos: HARZA hizo una pre factibilidad de lo que puede costar más o menos, sacan generales y te dan un precio. Viene J-POWER, y te dice otro monto, pero advierte: Tenemos que hacer perforaciones, para ver si la ubicación esta correcta. Con los datos que tengo de los 2 ó 3 sondeos, puedo decir que eso puede costar tanto.
En esa etapa fue irresponsable CEL, tenían que haber hecho perforaciones. Nosotros las hicimos y con los datos sabíamos que con una tecnología se podía hacer el diseño original, solo que era bastante caro. Teníamos que buscar un nuevo sitio para el dique. Hicimos 24 perforaciones para saber realmente cuál era el mejor sitio.
Esta parte del diseño al detalle no lo había hecho CEL – y ese fue un gran error. Se quedaron en un montón de anteproyectos, eso es un error, hay que pasar al diseño de detalle. Vos tenés metros cuadrados de todo, es bien fácil llegar a un arreglo, no es ambiguo, es real. Pero si vos sólo tenés anteproyectos, el arreglo directo pudo haber costado lo que costó, o 200 millones o 10 millones, porque es ambiguo.

Bueno, pero antes de empezar a construir…    
…tenían que haber hecho esos sondeos. Pero no, se lo dieron así a Astaldi, y así sacaron la licitación. No es que esté defendiendo a ASTALDI.

ASTALDI

¿Cómo firma ASTALDI un contrato llave en mano sin tener seguridad de los datos geológicos?
Eso no lo sé.

Bueno, no entremos en el pago del arreglo directo a ASTALDI. Esto que lo vea la Fiscalía. Yo quiero ir a otro punto: Me da la impresión que CEL frecuentemente ha tomado decisiones no basadas en los técnicos que ustedes tienen, sino decisiones políticas.
Pero no nosotros, fueron las anteriores administraciones. No tomaron las decisiones adecuadas.

Entonces, ¿tomaron decisiones en la Junta Directiva, pero en contra de las recomendaciones de los técnicos?
Ni siquiera tomaron en cuenta a los técnicos.

El arreglo directo con ASTALDI lo decidió la Junta Directiva de CEL, y consta que tanto la supervisora como el cuerpo técnico del CEL no estaban de acuerdo.
El cuerpo técnico de CEL, el administrador de contrato, era realmente el supervisor técnico. Pero lo habían reducido a 1 ó 2 personas, entonces el megáfono de ellos era chiquito, y la Junta Directiva se apoyaba en los supervisores externos. Esto lo anulamos nosotros, porque ellos te pueden decir la verdad o la mentira.

Bueno, vamos un paso atrás. Si los costos se van a elevar a más de 400 millones…
¡No! Ahorita manejo unos 300 millones.

Entonces, ¿todo lo que está pendiente en El Chaparral lo piensa hacer con 130 millones?
Sí, estamos viendo lo que sacamos.

Pero falta la obra principal, el dique.
Ya está, porque lo están contratando. Ya está costeado.

¿Y cuánto va a costar?
No me acuerdo ahora.

Aquí en el documento de su Programa Anual de Inversiones dice 90 millones, solo para el dique.
Te lo voy a mandar, porque vamos a estar en comunicación.

¿Y quién va a hacer el diseño para el dique?
Ya lo hicieron, la gente que trabajaba en HARZA y en una empresa que estaba en USA. Buscamos a los que trabajaban allí y otros maestros, los trajimos. Nosotros formamos el equipo técnico de diseño. Es sencillo, un dique es sencillo, es una mole, es más complejo una casa…

Si fuera tan sencillo no hubieran tenido ese problema con ASTALDI…
Porque lo hicieron mal. La CEL no fue responsable en el 2004: Antes de sacar la licitación tenían que hacer por lo menos 20 sondeos.

Sitio de construcción El Chaparral
Sitio de construcción El Chaparral

¿Con base en qué se decidió mover el dique 700 metros río arriba, cuando hay otros estudios técnicos que dicen que en la ubicación original perfectamente se hubiera podido hacer?
Porque es poroso. Se podía hacer, es cierto, ahí tengo el documento, pero había que meter una cortina de concreto para sostener la humedad que iba a llegar allí, eso era todo. ¿Pero cuánto vale esa cortina de concreto de 20 metros?

¿Pero cuánto vale la nueva ubicación?
Mucho menos.

Pero mover el dique tiene varias consecuencias, tiene consecuencias ecológicas, va a tener que hacer un nuevo estudio ambiental…
No, ya están. Se hizo, lo hicimos nosotros, no contratamos, nos sentamos con el Ministerio de Medio Ambiente, pasamos casi un año discutiendo con ellos, demostrándoles, haciendo más sondeos que querían ellos. Nos dieron la extensión del permiso ambiental, porque la otra ya estaba.

Ya viéndolo no técnicamente sino políticamente, tengo la impresión de que en CEL se cometieron varios errores fuertes. Cuando usted llegó tenía dos opciones: o construir sobre los errores y con esto asumir la responsabilidad retrospectivamente – o desmarcarse de decisiones equivocadas de administraciones anteriores. Perfectamente usted como CEL y Salvador Sánchez Cerén como presidente hubieran podido decir: allí fallaron las administraciones anteriores, que asuman ellos la responsabilidad moral, ética, política y jurídica – y nosotros no vamos a construir sobre este…
…este adefesio.

¿Lo consideraron?
Nosotros evaluamos dejarlo allí, pero cuando es una obra pública es complicado abandonar. Dijimos: No podemos contratar una transnacional, porque nos va a salir caro. ¿Tenemos la capacidad técnica para hacer un diseño en detalle? Sí. Yo sabía la gente que estaba adentro, era un tesoro, sólo que la habían dejado allí enratonada. Vimos la parte financiera. Para mover el dique dijimos: ¿Cuánto nos va a costar más? Toda esa parte financiera, la técnica y la legal la evaluamos, y la política. Y decidimos terminar la obra.
Cuando llegue allí, dije: El imperio jurídico termina, empieza el imperio técnico. Vamos a retornar el dinero. Y es factible, sólo hay que mover que la frontera que han puesto. ¿Cuánto rinde esta máquina? Con buen mantenimiento 100 años, ¿y ellos (los que hicieron la factibilidad), cuánto habían considerado para la recuperación? Dijeron que hay que recuperar en 11, 12 años. Pero eso es cálculo de rentabilidad para un financiero, para una inversión pública entran las valoraciones de empleo, de generación. El costo del MW el gobierno lo puede encarecer, es un instrumento de manejo de precio de energía. Se puede retornar, se puede hacer, pero de esta manera: Tenemos que quitar a INTERTECHNE, ese administrador de contrato de 2 o 3 pelones, vamos a hacer uno nosotros mismos. Vamos hacer alianza con la CEL del Costa Rica que es la ICE.

¿Entonces, ustedes toman la decisión que ya están enterrados 200 millones allí – echémosle otros 200 millones para que esto funcione? 
¡Y si hubiera costado 1000 millones! Ponéle que cueste 1000 millones, todavía se puede recuperar. Vamos generando aquí 67 MW. En la parte de inversión pública siempre se recupera, porque también hay que medir otras cosas. Ese MW hidroeléctrico incide en el precio en el futuro.

Pero igual usted tiene que pensar: ¿en qué otros proyectos podría invertir estos 400 millones, donde quizás me dan más?
¿En cuáles? Solo la geotérmica e hidroeléctrica, son las únicas energías base.

Bueno, ¿por qué no invertir mejor en LaGeo? Con el pago que hicieron a ENEL (280 millones), más con lo que le cuesta El Chaparral (418 millones), y con lo que le costó la 5 de Noviembre (200 millones), la CEL quedó sin capacidad de invertir en la geotérmica.
Es que la CEL no invierte en LaGeo. LaGeo se reinvierte y hace solo los negocios. LaGeo es autónoma. La CEL no le da dinero a LaGeo, LaGeo le da dinero a la CEL. Todo esto está funcionando, se está invirtiendo en LaGeo, se está poniendo en la hidroeléctrica, estamos en un margen aceptable de inversión. Estamos bien, y vamos a poder recuperar las inversiones y además inyectarnos energía barata.

Entonces, ¿usted sostiene que aunque cueste 400 millones, El Chaparral va a ser rentable y va a recuperar la inversión? Nuevamente le hago el cálculo: El Chaparral podrá generar 225 Gwh al año, esto le da ventas 20 millones al año, a menos que suban el precio más arriba de 9 centavos. Tendrán una utilidad de 20%, que son 4 millones al año – y en 50 años recuperan no más de 200 millones…
Todavía no sabemos cuánto va a costar El Chaparral, pero esta cifra de 400 millones podría ser el límite, con todo lo adicional. Se va a recuperar.

¿En un tiempo razonable?
En un tiempo razonable de una inversión pública.


¿CUÁNDO TERMINAN EL CHAPARRAL? 


Así como está el proyecto de El Chaparral, ¿cuándo va a comenzar a operar?
Tenemos la orden que en el primer trimestre del 2018 se tiene que terminar, para poder empezar a recibir las primeras lluvias de junio 2018 y ya empezar a generar en esa época.

¿En 1 año y 2 meses? ¿Eso es factible?
Sí, le estamos metiendo todo.

Pero queda pendiente comprar tierras, preparar terrenos…
Ya está todo.

Voy a guardar esa frase, le voy a buscar en junio del 2018 y preguntarle que pasó.
Exacto. ¿Cómo lo estamos haciendo? Hemos creado una tropa de negociación de terreno, donde está un ingeniero, un arquitecto y un jurídico. ¿Cómo lo estaban haciendo antes? Iba un grupito 3 días de la semana al campo, regresaban… así nunca íbamos a avanzar. Otro: los contratistas. Son varios contratistas y buscamos el apoyo de CASALCO, y ha sido estratégica esta relación.

¿El hecho de que usted tenga como 30 contratistas en el proyecto no complica la cosa?
Ahorita tenemos 13, van a llegar a 24.

Normalmente se hace con una empresa y ellos subcontratan.
Sí, los transnacionales.

¿Y usted les jala el pelo a 24 contratistas, en vez de uno que se hace responsable?
Saldría más caro.

Pero más eficiente…
No necesariamente.

¿Esto no le va a causar problema con la cuestión de la responsabilidad jurídica y los seguros?
Vamos con seguros en todo eso. Hablamos con el ICE (la empresa estatal de electricidad de Costa Rica) y nos dieron todos los tips, nos dijeron cómo podíamos cubrirnos. Hablamos con CASALCO (Cámara Salvadoreña de Construcción) para ver las cuestiones de las garantías. Agrupamos ciertas cosas para que quedaran garantizadas. Hablamos con la CFEM (La Comisión Federal de Energía en México), y los trajimos para que nos ayuden en la administración y en la garantía de los contratos para la obra física.

¿Entonces, la coordinación de los 24 contratistas lo hace la CEL? 
La CEL con la ayuda del CFEM y el ICE.

Sigo escéptico. Me encantaría que usted tuviera razón…
Te invito que vayamos a El Chaparral. Cuando uno llega allá y ve el 50% de avance y ve la construcción y todo se está haciendo de acuerdo en todo lo que vos pensaste, allí te venís bien tranquilo.

¿Se va hacer en algún momento la presa Cimarrón?
Tengo que hacer el anteproyecto y llevarlo donde el presidente: Estos son los pro y contra, si me autoriza, chivo; si no, no. Pero si me autoriza, ya vamos a ver como lo hacemos, en 8 meses nosotros tenemos el diseño en detalle, porque ya sabemos cómo se hace. LaGeo me enseñó eso. Aquí en LaGeo hacemos todito, entonces te sale barato, dominás el tema, tenés la parte de ingeniería o de arquitectura de las universidades.

Mañana, la segunda parte de la entrevista a David López:
“Como persona de izquierda,
no estoy de acuerdo con la decentrilazaci
ón de CEL”

– – – – – – – – – – –


CEL sigue invirtiendo basado en supuestos irreales


El periodista Paolo Lüers hace un análisis sobre el futuro energético del país y comenta las respuestas que sobre el tema le dio el presidente de CEL, David López Villafuerte.


Paolo Luers, 23 enero 2017 / EDH


El tema es el futuro energético del país. De las decisiones que hoy se tomen, dependen el futuro crecimiento económico y la competitividad de nuestro sector productivo. En la entrevista que David López, el presidente de CEL bajo la administración del segundo gobierno del FMLN, concedió a El Diario de Hoy, queda claro que la actual política de inversiones en energía hidroeléctrica está basada en 4 supuestos:

1) Que la vida útil de sus megaproyectos (ampliación de la 5 de Noviembre y presa El Chaparral) será de 100 años, cuando expertos e ingenieros con mucha experiencia en CEL y los estudios de factibilidad hablan de 50 años. Los expertos señalan que la vida útil de una presa no solo depende de las máquinas de generación, sino en gran parte del estado del embalse y el azolve (la acumulación de sedimento).

2) Que se acabaron los inviernos secos y vamos a entrar en una época de mucha lluvia, cuando en la industria hidroeléctrica es una regla hacer los cálculos de rentabilidad considerando hidrología seca, o sea sobre caudales bajos de los ríos. Así los cálculos serían confiables, y si hay más lluvias es ganancia extra.

3) Que en proyectos públicos, que responden a un interés nacional, no es requerido que las inversiones se recuperen en los plazos que estipulan los inversionistas privados. López dice que incluso son “rentables” cuando no se recupera la inversión, con tal que respondan al interés público. Con esta filosofía, David López justifica el hecho de que ambos proyectos hidroeléctricos cuestan a la CEL muchísimo más que lo que deberían según los estudios de factibilidad para ser rentables: en el caso de la 5 de Noviembre 200 millones, en vez de 133 millones de dólares definidos en los estudios de factibilidad como límite de rentabilidad; y en El Chaparral 416 millones, en vez del límite de 98 millones (en un segundo estudio 140 millones). Esta filosofía de “somos Estado y hacemos otros números que los privados que solo piensan en ganancias” la rechaza Guillermo Sol Bang, presidente de la CEL de 1993 a 2004: “Este argumento de David López es válido para proyectos por ejemplo del MOP, que son pagados por fondos del Estado. Pero la CEL es una autónoma que por ley tiene que costearse con ingresos propios y tiene que calcular sus inversiones de la manera que pueda competir con todos los demás generadores de electricidad, incluyendo los privados. Esto es un mandato de la Ley General de Electricidad.”

4) Que la CEL produce excedentes mucho más altos y por tanto recupera su inversión, debido a que tiene gran capacidad técnica interna y costos operativos muy bajos. En el caso de la ampliación de la 5 de Noviembre, López dice que va a recuperar los 200 millones invertidos en un máximo de 15 años. Significa recuperar cada año 13.33 millones. Incluso si por las buenas lluvias produjera más energía que se refleje en ventas anuales de 15 millones, él está calculando utilidades de más de casi 90% sobre sus ingresos. Según los técnicos con mucha experiencia en la CEL consultados, esto es “un supuesto técnico con implicaciones económicas y financieras imposibles en esta industria y no toma en cuenta los mantenimientos y los ‘overhaul’ que tienen que ejecutarse periódicamente. Tampoco toma en cuenta los costos financieros de la deuda que la CEL tendrá que pagar a la banca.”

CUENTAS ALEGRES
Resultado de esto 4 supuestos poco realistas, el presidente actual de CEL hace lo que Sol Bang llama “cuentas alegres”: va a llover mucho más, el caudal del rio va a aumentar, vamos a generar más energía, las utilidades van a ser mucho más altas, y vamos a recuperar las inversiones, incluso “si costaran mil millones”. Calcular e invertir así, según Guillermo Sol Bang, “lleva a la CEL a un manejo financiero irresponsable, con proyectos que son demasiado caros para ser rentables, y sin aumentar su capacidad de generar energía. La única manera de recuperar sus inversiones sería encarecer el precio de la energía al consumidor final y a la industria, lo que haría un grave daño al país. La CEL y LaGeo tienen por misión producir energía competitiva y barata. Además la CEL se quedará sin capacidad de hacer las inversiones que realmente necesita el país.”

Según los profesionales con larga experiencia en CEL consultados (que pidieron no ser identificados), aparte de los supuestos irreales, los planteamientos de López también están basados en datos no verídicos. Dos ejemplos:

• Es falsa la afirmación de López que “la 5 de noviembre siempre ha tenido exceso de agua y la tuvo que botar”, para justificar la instalación de una nueva turbina. Según los técnicos, esto sólo es el caso en un lapso corto de no más de 3 meses del año, en caso que el clima favorezca. Esta afirmación coincide con lo documentado en la página web de la Unidad de Transacciones (UT).

•Es irresponsable la afirmación de López que El Chaparral será terminado en 14 meses y estará produciendo energía en el invierno del 2018. Según los expertos, “es técnicamente imposible en ese tiempo construir el dique y el llenado del embalse, lo que implica terminar las gestiones de compra de terrenos y su limpieza; reubicar a las familias afectadas; hacer las obras ambientales, que incluyen puentes y carreteras, rescate de sitios culturales y especies naturales, entre otros…”

CHOQUES CON LAS LEYES
También expertos consultados se sorprenden de la afirmación de David López de que los estudios ambientales para la nueva ubicación del dique de El Chaparral “ya están, se hizo, lo hicimos nosotros, no contratamos, nos sentamos con el Ministerio de Medio Ambiente” chocan con el espíritu del artículo 23 de la ley Ambiental que ordena que dichos estudios tienen que ser preparados por empresas o personas registradas en el Ministerio como prestadores de servicios ambientales; y para las contrataciones se debe cumplir la LACAP. Resulta curioso que el MARN no haya requerido un nuevo Estudio Ambiental, lo cual podría ser parte de investigación por los entes competentes.

También los técnicos señalan varios incumplimientos con la LACAP, por ejemplo cuando el presidente de CEL dice que en el proyecto El Chaparral “anularon los supervisores externos” y la supervisión la asumieron técnicos internos de la CEL en coordinación con el ICE de Costa Rica. Precisamente la LACAP no faculta esto, ya que entidades como el ICE (la empresa estatal de energía de Costa Rica) o CASALCO (la Cámara de Construcción) no pueden ser contratadas mediante la figura de “convenio” para asumir funciones de diseño o supervisión. Estos contratos tendrían que pasar por licitaciones. En el caso de CASALCO podrían existir conflictos de intereses, en caso que contraten empresas miembros de esta gremial o vinculadas a sus directivos y que hayan tenido ventaja competitiva al conocer las bases de las licitaciones con anterioridad a ser publicadas.

En la entrevista, el presidente actual se desmarca claramente de las gestiones anteriores y sus decisiones, que según él han sido no basadas en argumentos técnicos, sino políticos en varios casos, por ejemplo, en el caso del arreglo directo con ASTALDI, en la administración presidencial de Mauricio Funes. Con este arreglo, la CEL pagó 108.5 millones a ASTALDI, en contra de las consideraciones de los técnicos y del coordinador del proyecto. López tampoco menciona que él ha sido miembro de las Juntas Directivas que han tomado estas decisiones. El arreglo directo no lo pidió Astaldi, lo pidió el entonces presidente de CEL, Leopoldo Samour, con posterior ratificación de la Junta Directiva, de la cual formaba parte David López.

l1120575-copy


López critica fuertemente la actuación de la empresa Intertechne, que según él condujo a CEL a tomar decisiones erradas. Por esto la sacó de la supervisión de los proyectos El Chaparral y 5 de Noviembre, pero no menciona que esta empresa fue contratada por órdenes directas de Mauricio Funes.

Un tema central en la argumentación de David López es lo que llama “el error de la CEL” de no haber hecho todas las perforaciones antes de adjudicar a ASTALDI la construcción de El Chaparral. Estas perforaciones se suspendieron, luego de que cuadros del FMLN organizaron movilizaciones “populares” en contra del proyecto, que incluso llegaron a la destrucción de las muestras geológicas almacenadas en bodega. López no menciona el hecho que Mauricio Funes ordenó contratar un peritaje técnico, donde aparentemente la firma consultora Novotec concluyó que las perforaciones hechas por JPower y posteriormente por Intertechne (período de Tony Saca) fueron suficientes. Sería sano para la CEL hacer público dicho informe.

En general se puede afirmar que el FMLN no ha tenido una política clara y responsable en cuanto a las inversiones de CEL en la energía hidroeléctrica. Es una de las explicaciones para la inusual explosión de costos del proyecto El Chaparral. Y el actual presidente de CEL, aunque con mucho énfasis se desmarca de las anteriores administraciones bajo la presidencia de Funes, no ha desarrollado conceptos alternativos que garanticen mayor generación a precios bajos, que es lo que el país demanda.

Mañana:
-la segunda parte del análisis: El legado para los siguientes gobiernos: Una gran hipoteca
La negociación de CEL con Odebrecht






Carta a uno de los padres que entierran a sus hijos

Amigo:
Cuando el domingo fuimos a tu pueblo para pasar un día alegre en tu finca y tomar sopa de gallina de esta que solo la hacen en el campo, nunca nos imaginamos que íbamos a un entierro. Ustedes no estaban cuando llegamos a la hora acordada, y la muchacha, que nos recibió, de nombre María, estaba con lágrimas. Nos contó que el sábado habían matado a balazos a tu hijo y que ustedes andaban en La Unión, recogiendo su cuerpo.

Y yo nunca sabía de este hijo. Llegó un señor, tío de él, excombatiente como vos, y nos contó que durante la guerra tuviste una compañera, su hermana, la mamá de este bicho. A ella la mató el ejército, y el niño se crió con otra familia que lo llevó a La Unión. Al terminar la guerra, te costó encontrar a esta familia y reconectar con tu hijo mayor. Y hasta ahora, ya muerto, lo vas a llevar a tu pueblo, para enterrarlo.

Mientras los esperamos, pasaron por la casa vecinos, amigos y ex compañeros de armas tuyos. Hasta el alcalde. Unos muchachos se armaron con picos y palas para ir al cementerio de la comunidad y abrir el hoyo. María hizo comida para todos.

Llegó tu mamá para llorar al nieto que durante años había dado por perdido. Me presentó a una nieta, hija tuya y de otra compañera con la cual te juntaste en los campamentos. La mamá de esta muchacha también murió en la guerra, pero no en combate, sino a manos de sus propios compañeros, en esta perversa “limpieza” que las FPL hicieron en sus propias filas en San Vicente.

Muchas veces me hablaste de esta locura, de este cáncer de desconfianza y deshumanización que se propagó en la guerrilla; de tus reclamos a los comandantes, incluyendo “Leonel”, quien ahora es presidente de la República; de tu frustración que nadie paraba esta locura.

Pero nunca me contaste que tu compañera fue una de las víctimas. Ahora entiendo porque esta pesadilla nunca dejó a perseguirte. Hiciste tu familia de la postguerra, terminaste tu carrera, seguís trabajando, siempre ayudando a quien necesite apoyo, consejo – sin jamás hablar de tus propios demonios. Y siempre listo para reírte a carcajadas, a darle ánimo a la gente, a seguir adelante.

Esta nueva guerra que se come el país, hace un año ya te arrancó a un hermano, y ahora a tu hijo mayor. Y vos nunca hablas de venganza, sino de cómo podemos encontrar fórmulas para parar esta guerra. Un hombre tan fogueado en combate como vos sabe como nadie que las guerras nunca terminan por la vía de las armas, sino dialogando. “Es increíble que los compas (refiriéndose así siempre a los que ahora nos gobiernan) no entiendan esto”, me dijiste la última vez que nos vimos antes de esta domingo que enterramos a tu hijo.

En la tarde llegaste con tu familia – y con tu hijo muerto. Fuimos directamente al cementerio, con los vecinos, los familiares, los excombatientes, el alcalde. No hubo velorio, no hubo discursos.

Demasiada gente has enterrado vos, ya no te quedan palabras para discursos o sermones. Yo sé que el día siguiente ibas a seguir trabajando, a cuidar a tu familia, a tus amigos, a tus vecinos. Ya vi como te
respetan, como te buscan para que los aconsejés y guiés.

Desde este domingo en tu finca entiendo bien porqué te aman tanto. Lástima que los mejores guerreros, como vos, no tienen espacio en los partidos y la política.

Vamos a seguir trabajando que esta locura de violencia se termine, hablando, dialogando, fortaleciendo las comunidades. Sé que no vas a descansar hasta que lo logremos una sociedad donde los hijos entierren a sus viejos, no al revés. Saludos,


44298-firma-paolo

(MAS!/El Diario de Hoy)

 

El efecto Trump

No sé si Estados Unidos está en declive. Si lo es, no es por la llegada de Donald Trump al poder, sino al revés: Sólo una nación en crisis puede elegir a un presidente como Trump.

Sea cual sea esta crisis: de identidad, de miedo a la pluralidad, de pánico a la globalización y la modernidad, los 4 años de Trump en la Casa Blanca no la van a resolver, la van a profundizar. Si esto sólo afectaría a los ciudadanos de Estados Unidos, francamente no me preocuparía: Las naciones tienen que pagar los errores que cometen. Pero los desastres que Trump va a generar en su país nos van a afectar a todos: en Europa, en el Medio Oriente ya convulsionado, en América Latina. Y no hay manera que El Salvador se va a escapar…

En Europa, el efecto Trump no va a ser el que él piensa y ya anunció en su reciente entrevista con el Times de Londres y el Bild de Berlin. El efecto Trump no va a fortalecer las corrientes populistas ultraconservadoras y anti-europeas en Francia, Holanda, Alemania e Italia. Por lo contrario, este elefante en la cristalería de la geopolítica va a provocar un renacimiento de la identidad europea y del concepto de integración. La fuerzas democráticas de Europa, tradicionalmente enfrentadas entre ellas, ya se están uniendo alrededor de sus dos responsabilidades históricas: fortalecer la integración europea como garante de la paz y del desarrollo económico; y ahora, adicionalmente, asumir el papel de liderazgo del mundo occidental que Trump no puede y no puede mantener para Estados Unidos.

El efecto negativo Trump para Europa será el fortalecimiento de Rusia y su nuevo Zar Putin, y las consecuencias peligrosas que esto tendrá para Europa Oriental, cuyos países todavía no han terminado su transformación democrática y pluralista luego de su desprendimiento del imperio ruso.
Si el efecto positivo -fortalecimiento de la integración europea- no opera suficiente rápido y congruente, el efecto negativo en Europa Oriental puede ser muy peligroso y cambiar la correlación de fuerzas a nivel mundial a favor de Rusia.

En Medio Oriente, el caos reinante de todos modos es resultado de políticas equivocadas de Estados Unidos, comenzando con la decisión de George W. Bush de invadir Irak y deponer a Hussein sin tener quien lo reemplace. Aunque Obama y Hillary Clinton tampoco tenían una receta de como reparar este error, por lo menos no lo hicieron más grande. Trump, con su idea perversa de apoyarse en Putin y Assad para pacificar Siria y erradicar a ISIS, pero al mismo tiempo deshacer el acuerdo nuclear con Irán, parece como niño jugando con cohetes a la par de un polvorín. Y el efecto colateral afectaría a Europa, con nuevas olas de refugiados buscando protección.

¿Cuál sería el efecto Trump para nosotros en América Latina? Su política contra la migración nos va a afectar principalmente en el triángulo norte de Centroamérica. Bajo la presión de su propio partido y la comunidad latina, Obama estaba comenzando a dar algunos pasos de reforma migratoria, y Hillary Clinton anunció que los iba a acelerar. El ritmo de deportaciones, muy alto en la administración Obama, iba a disminuir. Los TPS estaban garantizados. También los programas de desarrollo para el triángulo. Trump va a intensificar las deportaciones y poner nuevas barreras para el ingreso de nuevos migrantes centroamericanos, aumentando la tensión social en nuestros países.

Seguramente Trump va a impedir que el capital estadounidense siga invirtiendo en América Latina, y probablemente restringir las importaciones industriales desde nuestros países, así como ya está amenazando la industria automotriz concentrada en México.

El hecho que todo esto no va a resolver los problemas de desempleo en Estados Unidos (que son estructurales y tienen mucho más que ver con la rápida automatización de sus industrias que con el libre comercio que Trump quiere restringir), nos puede llenar de satisfacción, pero no nos ayuda en nada. Hasta que en Estados Unidos se sientan los daños causados por las políticas proteccionistas de Trump, y hasta que el capital estadounidense le va a parar el carro, los efectos negativos en América Latina y en el mercado mundial ya estarán hechos. Recuérdense: Un resfriado en Estados Unidos causa neumonía en nuestros países.

Ni voy a enumerar todos los estragos que un presidente egocéntrico, narcisista y autoritario como Trump, apoyado por un partido republicano radicalizado y cada vez más irracional, va a causar en Estados Unidos, en su democracia, en su institucionalidad y en su paz social. Porque el dicho que cada país merece el gobernante que elige, también es cierto para repúblicas bananeras imperiales.

Muchos todavía piensan que Trump, una vez asuma su cargo, no será tan mal como parece y que el sistema de gobierno lo va a domar. Sigan soñando: Este hombre va a estar rodeado de republicanos, en la Casa Blanca, en su gabinete, y en el Congreso. Y los republicanos de hoy, luego de no saber cómo evitarlo, no tendrán ninguna capacidad de domarlo.
(El Diario de Hoy) 


 

Carta a los partidos PDC-GANA-PCN: Cuidado con lo que piden

Estimados señores:
Ustedes trataron de desempatar el debate sobre el presupuesto 2017 con una propuesta que suena bien, pero no es racional. Anunciaron que van a aprobar el presupuesto siempre y cuando el gobierno firme el compromiso que la CEL va a asumir los subsidios a la electricidad.

Tienen razón en una cosa: Alguien los va a tener que pagar. Por el momento, los subsidios -que nadie tiene el valor de quitar, mucho menos en un año preelectoral- no aparecen en ninguna parte. No están en el Presupuesto General de la Nación presentado por el gobierno del FMLN, ni en el presupuesto que CEL ha presentado a la Asamblea.

Pero la solución que ustedes plantean -que los pague CEL- no es solución. La tarea de CEL es producir electricidad a precios bajos que no afecten al consumidor ni a la industria. Lastimosamente, la CEL ha dejado de cumplir este mandato. La energía es cara, y es uno de los factores que impide el crecimiento económico del país.

No es tarea de la CEL elevar los costos de la energía para luego compensar el daño a la economía familiar y nacional pagando subsidios. Esto es precisamente lo que pasaría si ustedes tuvieran éxito con su propuesta. La única manera que CEL podría asumir el pago de los subsidios es elevando el precio de la energía. Esto se llama círculo vicioso…

Como ya señalaron varios organismos financieros internacionales, las finanzas de CEL ya están en una situación crítica. Es por esto que CEL no incluyó en su presupuesto 2017 más que unos simbólicos $100 para subsidios. No los puede pagar sin violentar su propia misión, y sin quedarse sin fondos para las necesarias inversiones en la generación de energía barata y competitiva.

¿Por qué la industria energética del Estado está en esta situación financiera? Bueno, por decisiones equivocadas de los gobiernos de Saca y Funes y Sánchez Cerén y de las personas poco idóneas que han puesto al frente de CEL, INE y LaGeo, El Salvador ha gastado casi 1,000 millones de dólares que lamentablemente no se reflejan en mayor y más barata generación de energía. Sumemos: Pagaron 284 millones a ENEL, para cumplir el deseo de Funes de deshacerse de este socio estratégico en LaGeo; pagaron no menos de 20 millones en gastos legales en este pleito; invirtieron 200 millones en la ampliación de la 5 de Noviembre, a pesar de que se sabía que solo iba a aumentar la generación durante 2-3 meses, si Dios es grande y nos manda buenos inviernos; y decidieron terminar la presa El Chaparral, a pesar de que sus costos se dispararon de 98 a 135 y al final a 416 millones. De esto, 108 millones corresponden al “arreglo directo” con la constructora ASTALDI que había ordenado Mauricio Funes.

Todas estas decisiones políticas, no compartidas por los técnicos y sus estudios, tienen a CEL y LaGeo en una situación precaria que no les va a permitir hacer las inversiones grandes que necesita el país para hacerse de energía a bajo costo.

Ustedes están equivocados cuando presentan los subsidios como un problema de CEL.

Los subsidios existen por razones políticas, son parte de las políticas públicas de los últimos 3 gobiernos de corte populista: Saca, Funes, Sánchez Cerén. Los gobiernos tienen que responder por sus decisiones políticas, y sus costos tienen que incluirse en su Presupuesto General de la Nación.

El problema del subsidio hay que verlo dentro del debate sobre el presupuesto. Es uno de los rubros que el gobierno se niega incluir, aunque es su obligación constitucional incluir todos los gastos. No los quieren incluir, porque al incluirlos el presupuesto resultaría desfinanciado. Al ser desfinanciado, el presupuesto necesita recortarse en otras partes, lo que se niega hacer el FMLN. O incluir préstamos para cubrir el déficit. Pero al incluir préstamos, necesitarían mayoría calificada (o sea, los votos de ARENA) para aprobar el presupuesto.


Este es el punto, señores. Este es el debate. No traten de ayudar al gobierno a seguir haciendo cuentas alegres para evitar el debate central que es sobre el presupuesto.

Saludos,

44298-firma-paolo

(MAS!/El Diario de Hoy)

Carta al próximo presidente de la República: Que sea valiente

Estimado XX:
No sabemos quién asumirá la presidencia en el año 2019. Pero luego de escuchar el discurso del actual presidente en la celebración del 25 aniversario de los Acuerdos de Paz sabemos que urge que sea una mujer o un hombre con visión, con audacia y con coraje.

Ayer en la feria escuchamos a un presidente que no posee estos valores. Habló de diálogo, negociación y paz, pero no dio ningún indicio que quiere hacer uso de estos instrumentos para resolver el conflicto actual, el cual sólo durante los 31 meses de su gobierno ha costado 14,359 muertos.

El próximo presidente no tendrá que empezar de cero, ya existe el antecedente histórico, aunque no lo entendió el actual presidente: el antecedente de un presidente electo en 1998, en medio de un conflicto sangriento, anunciando cómo iba a ponerle fin. Y cumplió…

El país necesita un presidente capaz de pronunciar palabras como las de Alfredo Cristiani quien el 1 de junio del 1989 sorprendió a propios y ajenos. Aquí le reproduzco la parte esencial de este histórico discurso. Ojo: cambié 5 palabras.

Tenemos la obligación histórica de terminar con esa guerra, y lo haremos por los medios que la misma democracia provee.
La Constitución le ordena al Presidente de la República procurar la armonía social en el país. Cumpliremos escrupulosamente ese  mandato, buscando entendimientos legales y políticos con todos los sectores. Las pandillas son uno de esos sectores, y buscaremos de inmediato entrar en contacto con ellos, no para plantearles propuestas a fin de que ellos hagan contra-propuestas, y continuar un juego sin fin, que sólo sirve de ejercicio propagandístico.
Estamos dispuestos a trabajar, desde el primer día de nuestro  Gobierno, en la búsqueda de la Paz, cuidando de no vulnerar de ninguna manera el marco Constitucional, y conforme a los lineamientos siguientes:
Analizar los mecanismos prácticos que puedan ser los más factibles para impulsar un diálogo permanente, serio y reservado con las pandillas: es decir, principiar, como es lo lógico, por el aspecto funcional, que tendrán que ser acordado debidamente por ambas partes.
Constituir una Comisión de Dialogo, por parte nuestra con personalidades democráticas de amplio reconocimiento  nacional y que inspiren plena confianza por su honorabilidad y capacidad, las cuales desempeñarán una función eminentemente patriótica. Esta Comisión entrará en contacto con las personas que designen las pandillas, a fin de que se constituya un organismo de trabajo que estudie, según el programa previamente acordado por ambas partes, los puntos necesarios para lograr la incorporación de todos los sectores del país a la vida pacífica y a los mecanismos de la democracia representativa.
Realizar, por parte del Gobierno, todas las etapas de este proceso en constante consulta  con las fuerzas políticas legalmente establecidas.
No estamos pidiendo la rendición de nadie, pero tampoco podemos aceptar que la armonía social se base en la violación de la Ley. Nosotros hemos jurado cumplir la Constitución y las Leyes de la República, y eso haremos. El Diálogo con todos los sectores debe hacerse dentro del marco de la Ley, y el que tengamos con las pandillas no tiene por qué ser una excepción.
Nosotros, en este momento, al asumir la dignidad de la más alta magistratura de la Nación, no somos enemigos de nadie: ofrecemos a todos nuestra buena voluntad, para hallar soluciones que beneficien al pueblo, que es ante quien respondemos; y estamos dispuestos a actuar en función del futuro, porque las tareas que nos esperan después de esta etapa de violencia serán enormes, y en ellas la responsabilidad tiene que ser compartida por todos.
Esta buena voluntad, que es sincera, no  debe ser confundida con la debilidad. Nosotros somos fuertes, porque tenemos principios firmes, que no han cambiado ni cambiarán en lo fundamental. Tenemos la fuerza de los que luchan por la libertad, dentro de la democracia; y somos fuertes también porque cumplimos y haremos cumplir el imperio de la Ley. Nuestro pueblo necesita seguridad y se la daremos, aplicando la Ley, no simplemente la fuerza (…)
El proceso del Diálogo, sobre todo con las pandillas, no será fácil ni sencillo, pero estamos dispuestos a iniciarlo de inmediato. Nuestro pueblo y el mundo serán testigos de nuestro proceder…
Depende de todos nosotros que en el 2019 asuma el poder una mujer o un hombre con esta claridad y valentía, para terminar con la pusilanimidad y cobardía que el actual gobierno demuestra frente al problema principal del país.

Saludos,

44298-firma-paolo
Posdata: Pusilánime = Falta de ánimo y valor para tomar decisiones o afrontar situaciones comprometidas (RAE)

(MAS!/El Diario de Hoy)

Carta al presidente de la República: ¿Es paz o es guerra?

Estimado Salvador Sánchez Cerén:
A solicitud de su gobierno, la Asamblea Legislativa acaba de nombrar el 2017 “Año de la Paz”. Al mismo tiempo, también por solicitud de su gobierno, la Asamblea está discutiendo un decreto para prolongar por un año más las “medidas extraordinarias”, que su gobierno está implementando en su lucha contra las pandillas.

Las dos cosas son incompatibles: El 2017 será o de paz o de guerra. Depende de la decisión suya.

Su política de seguridad, puesta en marcha desde inicio del año 2015 y reforzada por las “medidas extraordinarias” en marzo del 2016, no ha tenido éxito, como afirman usted y sus funcionarios. Al contrario, 2015 y 2016 han sido los años con la cuota de sangre más alta de la postguerra: 6,657 homicidios en el 2015, y 5,274 en el 2015. En los dos años anteriores eran: 2,475 en el 2013, y 3,894 en el 2014. ¿Con qué cara usted ofrece esto como éxito, si es un aumento de 178%? Y son vidas, no sólo cifras.

Durante los 31 meses, desde que usted ha asumido la presidencia, el promedio de homicidios ha subido a 426.68 al mes, cuando durante los 3 años anteriores estaba en 248 al mes, y durante los 15 meses de ‘la tregua’ en 174.5 al mes. Son vidas, no sólo cifras.

Nadie en su sano juicio puede interpretar que la política de seguridad de su gobierno es exitosa, y que las “medidas extraordinarias” merecen ser prolongadas por un año más.

La filosofía detrás de las “medidas extraordinarias” no sólo ha causado más muertos. Ha creado en los centros penales y las bartolinas policiales una situación que la recién electa Procuradora de Defensa de los Derechos Humanos ha caracterizado comparables a la tortura. Ya la Sala de lo Constitucional, incluso antes de la puesta en marcha de las “medidas extraordinarias”, sentenció que es inconstitucional la situación de hacinamiento en bartolinas y centros penales. Las “medidas extraordinarias”, que ahora quieren prolongar, han agudizado esta situación, porque imponen un régimen que no permite a los internos el acceso al aire libre y al sol. Esto ya tiene consecuencias tan graves que han obligado al Ministerio de Salud a intervenir para enfrentar epidemias de tuberculosis.

El tipo de medidas aplicadas desde marzo 2016, por definición de convenios internacionales firmados por El Salvador, son transitorios y sólo se permiten en situaciones de emergencia, por plazos cortos, y de manera individualizada, no a toda una población carcelaria en general. Pero su gobierno solicita a la Asamblea prolongarlos por un segundo año, y aplicarlas a toda la población de seis centros penales con más de 10 mil internos. Esto es incompatible con el discurso de paz que toda la nación ha adoptado en estos día. ¿Será solo discurso?

Aparte de las “medidas extraordinarias” (ya se han hecho ordinarias) en los centros penales, su gobierno ha dado pasos acelerados en una dirección contraria a los Acuerdos de Paz: En su gobierno, la Fuerza Armada ha sido desplegada casi en su totalidad en tareas de seguridad pública; y además, y aun más grave: la PNC se ha militarizado al grado que ya no merece al apellido Civil que los Acuerdos de Paz le dieron como misión.

Muchos en este país dicen: Bueno, si todas estas medidas resuelven el problema, olvidémonos un rato de los principios legales, éticos y de derechos humanos y pongamos orden en el país. El problema es que no hay éxito, las medidas no resuelven el problema, sino lo agravan. Y no hay orden por ninguna parte.

Usted dijo que como presidente se iba a poner al frente de la lucha por la seguridad ciudadana. Pero en vez de esto, puso a Oscar Ortiz y Mauricio Landaverde a la cabeza de una guerra contra un fenómeno que tiene profundas raíces sociales. Todavía es tiempo para recapacitar. Si algo de su discurso sobre los 25 años de paz es sincero, tiene que cambiar su política de seguridad, priorizando el esfuerzo por la inclusión social y el diálogo social encima de la represión y la guerra. Sin una audaz decisión de usted, vamos al abismo, y todo su discurso de paz quedará como mentira.
Atentamente,

44298-firma-paolo
homicidios-2016


(MAS!/El Diario de Hoy)

 

Columna transversal: Ya basta con tanto discurso.

Ya no aguanto escuchar y leer todos los días los sermones sobre los Acuerdos de Paz. Y eso que soy ferviente defensor de la solución negociada al conflicto, de los acuerdos como tales, y de su contribución a la democracia y el pluralismo en El Salvador.

Es el mundo al revés: A los que andan filosofando sobre la responsabilidad histórica de aprovechar el aniversario de los Acuerdos de Paz para concertar mínimo un “Acuerdo de Nación”, si no es un “Segundo Acuerdo de Paz”, nadie los lee, nadie les para bola, pero tampoco nadie los regaña. Se hacen pasar como sabios, y los medios los dejan pasar. Editoriales, homilías, secciones especiales, entrevistas… A pesar de que aburrir en exceso y difundir ilusiones son pecados punibles. En cambio, a los pocos que proponen discutir problemas bien concretos y soluciones aterrizadas, pero sin tanta paja, los descalifican. La propuesta que articulé en mi carta de este jueves, donde propongo ponerse de acuerdo sobre 3 medidas y seguir peleando y haciendo campaña electoral sobre todo lo demás, inmediatamente recibió críticas – y más de lo usual. Uno me escribió en Facebook: “Lo que necesitamos es superar la polarización, no una pinche reforma de educación o transformación de barrios”. Para citar una de las críticas decentes. Otro me escribió: “Se nota que vos nunca estuviste de acuerdo con la paz, querías seguir destruyendo el país”. Bueno, me imagino que esta columna se va a ganar más de estos comentarios…

En una reunión social con amigos, yo dije esta frase con la cual inicio esta nota: “Ya no aguanto toda esta paja sobre los Acuerdos y los 25 años, y todavía faltan 10 días hasta el 16…”. Fue como si hubiera dejado ir un ventoso en misa. Parece que esto no se dice. Se aguanta los sermones – y se calla.

Y ahora vino Hugo Martínez a la Asamblea para solicitar que por decreto todo el país siga todo el año 2017 hablando de los Acuerdos. Extrañamente acompañado de Óscar Santamaría, quien normalmente es un hombre sensato, aparte de arenero, y no tendría que tener interés en que el gobierno nos tenga adormecidos por aburrimiento y respeto por los sabios durante todo el “Año de la Paz 2017”.

Nuevamente algunos van a pensar que yo digo esto, porque estoy en contra de los Acuerdos de Paz. Les cuento que estuve a favor de ellos antes, durante y después de las negociaciones que llevaron en 1992 al fin del conflicto. Fui a campamentos guerrilleros para explicar el sentido de la solución política, por que había mucha incomprensión y resistencia. En Alemania, en concentraciones de los amigos de la revolución salvadoreña, aguanté tomates y huevos que me tiraron cuando argumenté a favor de negociar el fin del conflicto armado y el inicio de la democracia pluralista. Traidor, me dijeron. Me excomulgaron. Luego defendí los acuerdos contra los ideólogos de derecha no pensante, la cual sobraba aquí en El Salvador: No se tragaron la amnistía para los comandantes. Son los mismos que hoy la están reclamando cuando otros imbéciles quieren echar presos a los militares.

No, mi punto no es este. No tiene que ver con los Acuerdos de Paz. Tiene que ver con el mismo argumento que dijo Salvador Samayoa: Es tiempo de que discutamos los errores que en la postguerra se han cometido – y hagámonos cargo de corregirlos. Y esto no es seguir discutiendo sobre el espíritu de Chapultepec. Tampoco es construir castillos de naipes sobre nuevos acuerdos de paz, como si los partidos que los firmarían estarían en guerra y matándose mutuamente. Si quieren hacer acuerdos de paz, habrá que negociar con las pandillas, pero esto tampoco nadie se atreve ni siquiera mencionarlo.

Hacernos cargo de corregir las negligencias de la posguerra es discutir de las prioridades y corregirle la plana al FMLN que ya tiene 7 años de gobernar sin prioridades. Y también a ARENA, que se niega a definir prioridades, porque siempre un catálogo claro de prioridades despierta resistencia de muchos sectores. Si para financiar la explosión educativa que necesitamos hay que reducir los subsidios a un mínimo, cientos de miles de personas malacostumbradas por el populismo van a brincar.
Por esto insisto: No creo que ARENA y FMLN juntos puedan componer el mundo. A lo mejor saldrá un mundo mediocre que nadie quiere. Pero sí pueden asumir juntos algunas medidas necesarias y no populares, para que el país siga siendo viable.
(MAS!/El Diario de Hoy)