En vez de carta: Telegramas a la clase política

ARENA: P.f. decídanse si están exigiendo que se focaliza las subvenciones, o si van a denunciar que el gobierno las reduce.

GERSON: ¿Cuántas veces más va a inaugurar la Plaza Masferrari? Falta la cruz para la muchacha que murió en el choque del Ferrari.

JOSÉ MIGUEL FORTIN: ¿Está seguro que el país necesita héroes, como planteó en la Prensa Gráfica? Yo digo que necesita ciudadanos.

DIPUTADO GUILLERMO MATA: ¿Cuál es el beneficio que traerá al país que le paguemos un viaje a la República Árabe Saharaui?

HUGO MARTÍNEZ: ¿No se va a pronunciar al gobierno de Trump sobre la salvadoreña con tumor cerebral que la migra sacó del hospital para arrestarla?

MARCOS RODRÍGUEZ: CAPRES me dijo que no gastan nada para preparar la “participación ciudadana” para el show sabatino del presidente. ¿Cuánto gastaron en los “Diálogos Comunitarios” en Acajutla previos al evento?

FISCAL GENERAL: ¿Qué tienen que ver los ex empleados de la OIE arrestados con el lavado de dinero entre CAPRES-publicidades-empresas de Saca?

FRACCIÓN ARENA: ¿Realmente creen que Nidia Díaz no va reelegirse si le prohíben usar photoshop para su foto en la papeleta? O Norman.

ALCALDÍA DE SAN SALVADOR: Si fueron ustedes que removieron el muro que alguien había puesto para cerrar el paso peatonal entre la Motocross y la 75 Avenida, gracias.

HOWARD COTTO: ¿No conoce la diferencia entre intimación y intimidación? ¿Quién mandó a 2 policías con rostro encubierto a intimidar al joven Daniel Alemán en su lugar de detención y a hacer diligencias que sólo puede hacer la fiscalía?

PRESIDENTE: ¿A título de qué usted entrega 43 ambulancias al Seguro Social que ellos mismos pagaron con fondos de los cotizantes y empresas? Le queda mal el sombrero ajeno.

DIPUTADO VELÁZQUEZ PARKER: ¿Lo entendí bien? ¿Arenero es sólo quien defiende el cristianismo y la Fuerza Armada, porque son las “posturas ancestrales de los salvadoreños”? Saludos a Steve Bannon.

FGR: ¿Con la condena del capitán Chávez el caso de la camioneta de CAPRES en La Libertad está cerrado o siguen investigando autores intelectuales?

MINISTRO DE SEGURIDAD: ¿Por qué el subcomisionado anda un fusil M16 en su carro? ¿Y por qué maneja un vehículo de la PNC Cuscatlán estando destacado como Inspector de Centros Penales?

PRESIDENTE DE CEL: Usted ha sido el primer funcionario que contestó mi telegrama y me invitó a hablar. Gracias por enfrentarse a mis preguntas.

Saludos a todos ustedes,


44298-firma-paolo

(MAS!/El Diario de Hoy)

 

Ya no más pantomimas en Capres. Columna transversal

Mientras en esta mesa no se sienten y tomen protagonismo los expertos idóneos  (nacionales o importados, o de los organismos financieros internacionales), no habrá resultado que valga la pena.


Todos hemos visto en los periódicos y en televisión las imágenes de la tal “mesa fiscal” en Capres: 10 señores con cara de “yo no fui”, cinco del gobierno de un lado, cinco dirigentes de los partidos del otro. Y cero resultados.

Solo viendo estas imágenes y conociendo a los 10 señores queda claro que de ahí no va a salir la solución a los problemas que entrampan al desarrollo del país: desorden fiscal del gobierno, déficit fiscal, falta de crecimiento e inversión. A estos 10 caballeros los podríamos encerrar en esta sala por dos semanas –así como lo hacen en el Vaticano con los cardenales para elegir Papa– y jamás saldrá humo blanco. Jamás saldría el grito: ¡Habemus presupuesto completo y equilibrado! ¡Habemus pacto fiscal! ¡Habemus lista de prioridades! ¡Habemus plan de ajuste!

Y no solo es por la polarización partidaria. Es que entre estos 10 caballeros de la mesa redonda, sumando las capacidades de todos, no existe el análisis, la creatividad intelectual ni el conocimiento técnico que son indispensables para superar las trabas ideológicas y llegar a soluciones prácticas.

Es tiempo de olvidarse de esta pantomima y crear una “mesa fiscal” de verdad, que se vaya nutriendo del conocimiento técnico y la experiencia sobre las materias a discutir y los problemas a resolver. Hay dos formas de hacer esto: una sería perder el pudor, bajarse los pantalones y pedir al FMI o al Banco Mundial que armen una mesa de expertos, en la cual los dirigentes políticos estarían escuchando, procesando y al final formalizando las soluciones elaboradas. Tal vez esto sería el mecanismo más fácil, aunque un poco vergonzoso para el país. Significaría que pongan orden los tíos que van a poner la plata.

La otra opción es un poco más complicada, pero sería mucho mejor para la ya lastimada autoestima del país: sentar en la mesa y dar protagonismo a los expertos nacionales, los que independientemente de sus preferencias políticas no representan partidos sino el conocimiento acumulado en el país. El ejemplo a seguir lo hemos conocido en estos días: la Reforma de Pensiones que fue propuesta por un consorcio de expertos, junto con la empresa privada y los trabajadores. Luego de que el gobierno y los partidos pasaron más de un año incapaces de salir del esquema ideologizado de discutir las pensiones, de repente hay una propuesta técnica que resuelve el futuro de las pensiones y de paso da alivio al problema fiscal del Estado.

El problema de la mesa como está instalada es que del lado del gobierno están sentados tres señores (el Presidente, su Secretario Privado y su Secretario de Gobernabilidad), quienes a todas luces no entienden los problemas y las consecuencias de cualquier opción de solución que se proponga. A la par de ellos están sentados dos señores (el Ministro de Hacienda y el Secretario Técnico), quienes son los culpables de buena parte del desastre. Del otro lado están sentados los cinco secretarios generales de los partidos, medianamente preparados por sus respectivos asesores, por cierto de muy poco criterio de independencia y análisis técnico.

Los 10 caballeros de la mesa redonda
Los 10 caballeros de la mesa redonda

Se bombardean mutuamente con cifras, modelos y argumentos, los cuales en esta mesa no encuentran quién los pueda desarmar, corregir y rearmar. Luego cada bando regresa a su círculo de correligionarios para analizar lo que se habló y lo que van a llevar a la mesa la próxima vez. Esta es la pantomima que hay que romper.

Si no hay en mesa expertos que pueden pasar los argumentos y las diferentes propuestas de los políticos por el filtro del análisis técnico, de la factibilidad y del pronóstico de costos y consecuencias, esta mesa no va a dar resultados más allá de acuerdos o pactos políticos mediocres e insostenibles. No hay más tiempo para estos jueguitos.

Mientras en esta mesa no se sienten y tomen protagonismo los expertos idóneos (nacionales o importados, o de los organismos financieros internacionales), no habrá resultado que valga la pena. El problema es técnico y lo político solo entra para contaminar y entrampar. Entonces, que los dirigentes políticos se dediquen a desentrampar, para esto sí tienen que estar en la mesa, para que entre todos pueden remover los obstáculos ideológicos y partidarios y al final asumir las soluciones técnicas elaboradas por los expertos.

Es bien simple, pero parece que es demasiado pedir a la clase de dirigentes que tenemos.

(El Diario de Hoy)

Carta a todos que gritan por mano dura: Pidan algo verdaderamente extraordinario

Estimados ministros, analistas, diputados y ciudadanos:
La Asamblea prorrogó el decreto de las “medidas extraordinarias”, por que ustedes piden que el gobierno haga algo extraordinario para superar la situación insoportable de violencia e inseguridad. Nadie se quería oponer a esta presión, aunque muchos de los diputados saben que estas medidas implementadas por el gobierno no han funcionado. Sólo Johnny Wright Sol lo dijo en voz alta y votó en contra de la locura de seguir haciendo lo mismo y esperar mejores resultados.

En abril 2016 publiqué una columna titulada “¿Algo extraordinario quieren?” Propuse aplicar unas medidas realmente extraordinarias que tienen años de estar agarrando polvo en las gavetas de tres gobiernos consecutivos – y que nadie las ha puesto en marcha. Hablo del plan elaborado por el Consejo Nacional de Seguridad, dirigido por Salvador Samayoa en el período del presidente Flores. El gobierno de Tony Saca no sólo desestimó el plan, sino disolvió el Consejo que lo había propuesto. La “Súper Mano Dura” no tenía uso para propuestas racionales.

Las descartadas por Saca (y luego por Funes y Sánchez Cerén) sí eran medidas extraordinarias: intervenir, sanear e incorporar al desarrollo las docenas de comunidades donde nacieren, crecieron y se siguen reproduciendo los fenómenos de pandillas, violencia y marginación. La idea era intervenir en estas comunidades todo y con todo: viviendas, escuelas, el sistema de salud, la infraestructura, el tejido social, la formación vocacional, el fomento del empleo y emprendedurismo…

Todos hablan de prevención. Pero la única prevención efectiva es que el Estado cumpla con sus funciones y responsabilidades constitucionales. Cualquier institución estatal, cualquier funcionario que hace bien su trabajo, está haciendo prevención. Delincuencia y violencia no prosperan donde el Estado cumple.

Hoy que nuevamente todos (sobre todo el gobierno y sus responsables de Seguridad) presentan como “medidas extraordinarias” una especie de Estado de Excepción con suspensión de derechos y amplias potestades de represión para las fuerzas de seguridad y al sistema penitenciario, vale la pena hablar de verdaderas medidas extraordinarias.

Extraordinario fuera que se actualizara y pusiera en marcha el Plan de Transformación de Barrios.
Extraordinario fuera que la Fuerza Armada, en vez de jugar a policía, la empleáramos para arreglar desastres sociales, de la misma manera como ya lo ha hecho en casos de desastres naturales. Quisiera ver la Fuerza Armada, junto con los jóvenes de las comunidades, arreglando barrancos, viviendas, canchas, escuelas, sistemas de aguas negras, caminos, parques en las comunidades.

Extraordinario fuera que el sistema carcelario, en vez de suspender los derechos que la Constitución y la Ley Penitenciaria garantiza a los privados de libertad, de veras les concediera el derecho al trabajo productivo y la educación, convirtiendo los penales en fábricas y centros de formación vocacional.

Extraordinario fuera que el Estado se descentralizara, dando a las alcaldías las competencias y los recursos que necesitan para hacer avanzar a las comunidades locales en educación, salud, transporte, y seguridad, en vez de concentrar todo en burocracias anónimas e ineficientes lejos de la gente.

Extraordinario fuera que hubiera una política nacional de deporte.

Extraordinario fuera que al ejército de funcionarios públicos en secretarías y consejos e institutos, en vez de darles flotillas de camionetas 4×4, les dieran botas para pisar terreno en las comunidades.
Extraordinario fuera que el presidente dejara de poner cuadros partidarios al mando de la policía.

Extraordinario fuera que ARENA, en vez de competir con el FMLN por la mano más dura, presentara una estrategia alternativa para enfrentar las crisis de marginación en inseguridad.

Extraordinario fuera que los ciudadanos, en vez de aplaudir que se usa el miedo para establecer Estados de Excepción, defendiera el Estado de Derecho.

Extraordinario fuera que los medios consecuentemente investigaran quiénes son los muertos de cada día y quiénes los están matando.

Hagamos todos algo extraordinario para resolver un problema extraordinario. Saludos,


44298-firma-paolo

Lea la columna de abril 2016: ¿Algo extraordinario quieren?


(MAS!/El Diario de Hoy)

 

Carta al director general de la PNC: Está en sus manos corregir una injusticia.

Daniel Alemán
Estimado comisionado Howard Cotto:
Le hablo del caso de Daniel Alemán, un joven de Altavista, que fue detenido por agentes de la PNC el 10 de enero de este año.

Mi investigación periodística del caso ha arrojado múltiples inconsistencias y falsedades en el requerimiento de la FGR contra Daniel. Son inconsistencias y falsedades que se basan en las declaraciones de los agentes de Altavista. Son inconsistencias y falsedades que además ya fueron investigados por la Unidad de Control de la PNC y plasmadas en un informe que está en sus manos. Todo esto lo puede leer con detalles mi reportaje titulado Algo anda mal en Altavista o los siempre sospechosos de todo.


Usted es el máximo responsable de la actuación de la PNC. De su liderazgo depende si los miles de agentes actúen conforme a la ley o al margen de la misma. Le confronto con las preguntas que deja abierto el caso Daniel Alemán, para que tome acción y corrija los errores cometidos por los agentes de Altavista.

Todo indica que el informe de la Unidad de Control de a PNC va a confirmar que la detención de Daniel Alemán fue arbitraria y que los agentes, para tapar el error cometido, llegaron al extremo de falsificar evidencias y dar testimonio falso. Pero esto ya no es un error, es un delito. Mientras tanto está preso Daniel, a quien todos en Altavista describen como un muchacho sano y amable que se dedicaba a ayudar a su madre en su negocio de hacer y vender pan, y que para finales de enero ya tenía un trabajo formal en una maquila de electrónicos en San Bartolo.


Las preguntas:

  • -¿Cómo es posible que los agentes de Altavista, luego de encontrar nada en la revisión corporal efectuada a Daniel frente a docenas de testigos, dicen haberle encontrado un bulto de marihuana en el camino a la subdelegación?
  • -¿Por qué los agentes cambiaron lugar de la detención? Daniel fue detenido en la cancha del Complejo Deportivo, y la PNC reportó su detención en otro lugar distante.
  • -¿Por qué los agentes falsificaron la hora de la detención de Daniel? Fue detenido a las 5pm ante múltiples testigos, y la PNC reportó que fue detenido a las 6.35pm. Cambiando la hora, PNC y FGR incluso se meten en otro problema de inconsistencia: Según el requerimiento fiscal, lo capturaron a las 6.35pm. Lo llevaron a la subdelegación Altavista, apareció la droga, lo trasladaron a San Bartolo, efectuaron la “prueba de campo” para determinar que el paquete contenía droga, y resultado de esto le comunican su detención formal a las 7pm. Es imposible que todo esto haya pasado en 25 minutos.
  • -¿Por qué los investigadores, luego de presuntamente haber encontrado droga, nunca allanaron la vivienda de la familia Alemán, y nunca entrevistaron a los testigos en la escena de la detención de Daniel?
  • -¿Por qué la jefa de comunicaciones de la PNC, Xenia Contreras, afirma que Daniel es “fichado de pandillero”, cuando en el mismo requerimiento fiscal consta que no existen informaciones al respecto?
  • -¿Por qué su jefa de comunicaciones contactó a la empresa donde trabaja la hermana de Daniel para advertirles que su empleada es hermana de un “pandillero fichado”? ¿Será para ejercer presión que la hermana deje de denunciar en redes sociales las acusaciones falsas contra su hermano?
Todas estas son preguntas que deja abierto el procedimiento en el caso de Daniel Alemán. Y lamentablemente, la PNC se ha negado contestarlas.

Todo depende ahora del informe de la Unidad de Control, la cual sí hizo las entrevistas pertinentes a los testigos. En una solicitud de acceso a información pública, pedí a la PNC el informe de la Unidad de Control. Le reto a usted que lo revele.

Con toda la información hasta le fecha disponible, sólo queda una conclusión: Daniel y todos los jóvenes de colonias como la Altavista son “los sospechosos de siempre”. Lo detuvieron por equivocación, sin fundamentos sostenibles. Luego fabricaron “evidencias” para justificar la detención. Y ahora ya no pueden corregir el error, porque ya cometieron delitos.

Está en sus manos corregir esto. Saludos,


44298-firma-paolo

La nota sobre la captura de Daniel está disponible en mis blogs:
Siguientepagina.blogspot.com
Segundavuelta.wordpress.com
Columnatransversal.blogspot.com

(MAS!/El Diario de Hoy) 

 

Algo anda mal en Altavista o los siempre sospechosos de todo

Esta una nota la escribí para publicarla en El Diario de Hoy. No me la encargaron, yo decidí hacerla por propia iniciativa. El Diario de Hoy decidió no publicarla, con el argumento que “no está suficientemente investigada”. Tiene derecho de hacerlo: No soy parte de su staff de cobertura informativa. Soy columnista - y siempre se respetan mis columnas y cartas. Las escribo sin presión y sin limitación ninguna.
Sin embargo, creo que es un error del Diario no publicar esta nota. La nota es sólidamente investigada, mejor que muchas notas que a diario se publican, porque yo pude dedicar el tiempo necesario para profundizar la investigación. Lo único que falta a la nota es la versión de la PNC, más allá de la que se refleja en el requerimiento fiscal del caso. Pero es la PNC que ha decidido no responder mis preguntas. Los entiendo, se cometieron errores y delitos en el procedimiento policial, y no saben como explicarlos. Pero no podemos dar a las autoridades el poder que con su silencio bloqueen la publicación de una nota que revela sus errores. 

Pido a mis lectores a reproducir esta nota para que tenga la difusión que merece el caso. 
Paolo Luers

Daniel Alemán, joven de 22 años de Altavista, se encuentra detenido desde el 10 de enero de este año. Y todo indica que es inocente. En esta mala racha también ha tenido buena suerte. Buena suerte de tener una madre como Meira, que el día de su captura no se despejó del portón de la delegación policial en San Bartolo, a pesar de que le dijeron, una y otra vez, que “aquí no ha entrada ningún detenido de Altavista” (para no citar las expresiones ofensivas), hasta que vio a su hijo, conducido por 4 hombres disfrazados con gorras navarones a un vehículo con placas particulares. Desde este momento, ya no le podía pasar algo peor de lo que ya le había pasado a su hijo.

Los testigos y la Unidad de Control de la PNC

Daniel tiene la buena suerte de tener una hermana como Tatiana, que con gran pasión ha logrado difundir en redes sociales y medios su caso y las extrañas circunstancias de su captura. Resultado del gran eco que sus denuncias han tenido, una semana después de la captura, el 18 de enero, la Unidad de Control de la PNC inició una investigación del procedimiento de la captura de Daniel Alemán. Ahora existe un informe de la Unidad de Control, que no es accesible para el público, pero que en su momento el juez del caso tiene que solicitar y poner a disposición de la defensa. La defensa ya anunció que va a solicitar una audiencia de revisión de medidas.

Los mismos testigos que dieron testimonio a la Unidad de Control han prestado declaraciones para esta investigación periodística. Pintan una historia que en nada coincide con los hechos relatados en el requerimiento que la Fiscalía ha presentado al juez y en las declaraciones de los agentes de la PNC destacados en la subdelegación Altavista que efectuaron la captura.

Otra suerte de Daniel fue que por lo menos 30 personas fueron testigos de su captura: jóvenes que junto con él estaban jugando un partido de fútbol; otros que estaban esperando entrar en el siguiente partido; e incluso un agente del CAM de Tonacatepeque al cargo de la vigilancia del Complejo Deportivo de Altavista. Todos los entrevistados han repetido lo que anteriormente dijeron a los investigadores de la Unidad de Control de la PNC: que vieron de cerca como los agentes registraron minuciosamente a Daniel y otros dos muchachos en la cancha y que no les encontraron nada: ni tatuajes, ni armas, ni drogas…

Por razones que ninguno de los testigos se explica, se llevaron a Daniel, a las 5 de la tarde del día 10 de enero. Una vez llegando a la subdelegación, un agente le mostró a Daniel un paquete envuelto en plástico y amarrado con cinta, y le dijo: “Esto es lo que te encontramos.” Lo obligaron a tocar y agarrarlo. Según el requerimiento fiscal, este paquete del tamaño casi de un ladrillo, contiene una libra de marihuana. Por tanto, Daniel está siendo acusado de tráfico de drogas; y en consecuencia, el juez no le podía aplicar medidas cautelares y ordenó su detención preventiva.

“¿Cómo alguien que va a la cancha a jugar fútbol, vestido de jeans y suéter, va a andar semejante bulto de droga? ¿Y cómo y dónde lo puede esconder para que la policía, en el registro corporal, no lo detecte?”, se pregunta uno de los compañeros de mascón, quien prefiere no identificarse con su nombre por miedo a represalias de los policías destacados en Altavista. A la pregunta si en esta colonia circula marihuana, el joven contesta: “Como no. Circulan puchitos. Pero en la vida no he visto a nadie cargando en la calle un bloque como este que sembraron a Daniel. Mucho menos que lo tenga encima un jugador en la cancha. Es ilógico.”

La cancha de fútbol rápido del Complejo Deportivo Altavista, donde el 10 de enero jugaba Daniel Alemán cuando fue detenido por la PNC Altavista. Foto: Paolo Luers

Otro joven, quien tampoco se quiere identificar, hace la misma pregunta, las misma que según él ya la hizo a los investigadores de la Unidad de Control: “Si yo y otro montón de gente estábamos a la par de Daniel cuando lo llevaron en una patrulla que había entrada hasta la cancha, ¿cómo es posible que ahora la policía y la fiscalía dicen que lo detuvieron en el parqueo que queda a varias cuadras?” Es cierto, así consta en el requerimiento fiscal contra Daniel Alemán. Así lo declararon los agentes de la PNC que efectuaron la captura: “Observaron que se encuentra un sujeto sospechoso en el interior del parqueo ubicado entre Block G y Block H frente al pasaje 6 de la Residencial Altavista”. Entre 30 y 40 testigos pueden testificar que fue detenido en la cancha y que de ella lo llevaron en un carro patrulla. Y no solo cambaron el lugar de la detención, también la hora. Según declaración unánime de todos los entrevistados, Daniel fue detenido a las 5pm, y en el requerimiento fiscal la PNC establece como hora de detención las 6.35pm. En cambio, vecinos y comerciantes del mencionado parqueo declaran no haber visto ninguna detención en este lugar.

Meira Alemán, la madre de Daniel, en el Complejo Deportivo Altavista
 
Los pandilleros

En el transcurso del recorrido por la colonia, la cancha y el parqueo, se acercaron unos jóvenes que se identificaron como pandilleros del Barrio 18 Sureños. Esta es la pandilla que opera en esta colonia. Preguntaron: “¿Usted es periodista? ¿Está viendo el caso de este bicho Daniel?”

Los pandilleros afirman dos cosas: Daniel no tiene nada que ver con la pandilla, nunca se ha metido con ellos. Lo conocen, como todos se conocen en esta colonia. Uno dice: “Lo conozco de chiquito, fuimos a la misma escuela y jugamos fútbol juntos. Nunca se metido en mierdas.”

Pero más relevante es la otra afirmación de los pandilleros de Altavista: “Aquí nadie puede andar con paquetazos de droga. Ni mucho menos vender. Cualquier loco que haría esto, si no lo agarra la policía, lo agarramos nosotros. Es imposible.”

“Fichado de pandillero”

La fiscalía acusa a Daniel no sólo de “posesión y tenencia (de drogas) con fines de tráfico”. Lo presenta como “miembro activo de los grupos terroristas autodenominados maras o pandillas.”

Para esto, en el requerimiento fiscal los policías no ofrecen ningún elemento comprobatorio. Extrañamente, la pertenencia sólo se menciona en el apartado “Datos Personales del Imputado”, pero no aparece en los “Fundamentos de la Imputación”.

El mismo requerimiento fiscal afirma que “se desconoce si el imputado posee antecedentes”. Sin embargo, Xenia Contreras, jefa de Comunicaciones de la PNC, afirma en una llamada al periódico MAS que Daniel Alemán “está fichado de pandillero”.

Esta llamada la hizo Xenia Contreras, porque la hermana de Daniel, Tatiana Alemán, trabaja en la redacción de MAS. Es ella que en redes sociales ha denunciado la captura de su hermano. MAS no estuvo haciendo ninguna investigación del caso pidiendo explicaciones a la PNC, más bien Xenia Contreras contactó al MAS para invalidar las denuncias de Tatiana. ¿Un intento -por cierto infructuoso- de coartar a Tatiana Alemán el derecho de defender a su hermano?

En el transcurso de esta investigación se trató a contactar a la directora de comunicaciones de la PNC para que explique las inconsistencias de las declaraciones de los policías de Altavista, y para que tuviera oportunidad de explicar en qué se basó su afirmación de Daniel estaba “fichado de pandillero”. Hasta cerrar esta nota, ni Xenia Contreras ni la PNC contestaron los mensajes en Whatsup. Sólo contestó una colaboradora de comunicaciones que prometió pasar las preguntas a su jefa y a la dirección de la PNC.

Los “antecedentes” de Daniel

De hecho, Daniel Alemán no tiene ningún antecedente penal, ni ha sido detenido o investigado anteriormente. Sin embargo, existen antecedentes en la relación del imputado Daniel Alemán con los agentes de la subdelegación Altavista. Un día antes de su detención, el 9 de enero, Daniel fue enviado por su madre a comprar en una tienda cercana al parqueo que la PNC erróneamente señala como el lugar de su posterior detención. En la tienda Daniel fue abordado por los mismos agentes que el día siguiente lo detuvieron. Fue revisado sin resultado ninguno, pero lo detuvieron en el lugar, hasta que se presentó su madre, alertada por vecinos. En esta ocasión, uno de los agentes dijo a la madre: “Usted no le ande abrazando a este bicho, mejor dele una vergueada, si no se la voy a dar yo.”


Daniel Aelemán con dos de sus hermanas
Para los jóvenes de la colonia, este comportamiento no es nada inusual, dicen recibirlo permanentemente de los policías de Altavista. Otro “antecedente” de Daniel es que en diciembre 2016, estando en la casa de unos amigos, entraron policías sin orden de allanamiento, registraron la vivienda y todos las personas adentro, incluyendo a Daniel. Lo único que le encontraron fue un celular, el cual se lo robaron. No denunció el robo. “¿Cómo y dónde denunciar, si el misma policía?”, comenta la hermana de Daniel.

Algo anda mal en Altavista. Los habitantes entrevistados, no sólo los jóvenes, expresan que si de alguien tienen miedo en la colonia es de los agentes de su subdelegación. En cambio, dicen no sentirse amenazados por los pandilleros de la zona. “Ahí andan, no se meten con nosotros”, dice un de los amigos de Daniel.

  
Dudas sobre evidencias y testimonios falsos

Todo indica que el informe de la Unidad de Control va a confirmar que la detención de Daniel Alemán fue arbitraria y que los agentes, para tapar el error cometido, llegaron al extremo de falsificar evidencias y dar testimonio falso. Pero esto ya no es un error, es un delito. Mientras tanto está preso Daniel, a quien todos en Altavista describen como un muchacho sano y amable que se dedicaba a ayudar a su madre en su negocio de hacer y vender pan, y que para finales de enero ya tenía un trabajo formal en una maquila de electrónicos en San Bartolo.

¿Cómo es posible que los agentes de Altavista, luego de encontrar nada en la revisión corporal efectuada a Daniel frente a docenas de testigos, dicen haberle encontrado un bulto de marihuana en el camino a la subdelegación?

¿Por qué cambiaron lugar y hora de la detención? Cambiando la hora, PNC y FGR incluso se meten en otro problema de inconsistencia: Según el requerimiento fiscal, lo capturaron a las 6.35pm en el mencionado parqueo. Lo llevaron a la subdelegación Altavista, apareció la droga, lo trasladaron a San Bartolo, efectuaron la “prueba de campo” para determinar que el paquete contenía droga, y resultado de esto le comunican su detención formal a las 7pm. Es imposible que todo esto haya pasado en 25 minutos.

¿Por qué los investigadores, luego de presuntamente haber encontrado droga, nunca allanaron la vivienda de la familia Alemán, y nunca entrevistaron a los testigos en la escena de la detención de Daniel?
¿Por qué la jefa de comunicaciones de la PNC, Xenia Contreras, afirma que Daniel es “fichado de pandillero”, cuando en el mismo requerimiento fiscal consta que no existen informaciones al respecto?
¿Por qué la jefa de comunicaciones de la PNC contactó a la empresa donde trabaja la hermana de Daniel para advertirles que su empleada es hermana de un “pandillero fichado”? ¿Será para ejercer presión que la hermana deje de denunciar en redes sociales las acusaciones falsas contra su hermano?

Todas estas son preguntas que deja abierto el procedimiento - y la PNC se niega a contestarlas. Todo depende ahora del informe de la Unidad de Control, la cual sí hizo las entrevistas pertinentes a los testigos. En una solicitud de acceso a información pública, se pidió a la PNC el informe de la Unidad de Control, pero no ha recibido respuesta. En una comunicación telefónica con el oficial de información de la Inspectoría General de Seguridad Pública, adscrita al Ministerio de Justicia y Seguridad, la respuesta fue que estos informes son reservados. Le tocará al juez de paz solicitarlo.

Con toda la información disponible, sólo queda una conclusión: Daniel y todos los jóvenes de colonias como la Altavista son “los sospechosos de siempre”. Lo detuvieron por equivocación, sin fundamentos sostenibles. Luego fabricaron “evidencias” para justificar la detención. Y ahora ya no pueden corregir el error, porque ya cometieron delitos.

Lea también la Carta de Paolo sobre el tema:
Carta al director general de la PNC: Está en sus manos
corregir una injusticia





Carta a Donald Trump: La guerra en casa

Dear Mr. President:
I know you hate Spanish. Stupid language. Later I’ll send you a copy of my letter in English, which is a great language. People here don’t understand it, so I have to publish in Spanish…

Estimado presidente:

¿Realmente quiere declararle la guerra a los inmigrantes? ¿O por qué dio orden a su secretario de defensa a movilizar a unos 100 mil soldados de la National Guard para perseguir y arrestar a los ilegales? De paso sea dicho: Al fin alguien habla claro y se enfrenta a la pinche corrección política que obligaba a decir: “No puede haber personas ilegales, todos seres humanos son legales y tienen derecho a vivir, aun cuando sean indocumentados.” Bullshit: Ilegales son ilegales, son potenciales terroristas, igual que los musulmanes.

Anyway: Usted al fin va a emplear fuerzas militares contra los inmigrantes ilegales, en la frontera (mientras no tenga su muro), y en las ciudades. ¿Veremos soldados patrullando en Echo Park en Los Angeles, en Heampstead en Long Island, y en Adams Morgans en Washington DC?

Esto realmente hará América great again. Usted ya dijo hasta la saciedad que no entiende porque los Bush y Obama han mandado tropas estadounidenses para defender países raros donde ni siquiera hablan inglés ni saben hacer hamburguesas, mientras nadie estaba defendiendo a los ciudadanos de Estados Unidos contra violadores, terroristas, pandilleros y otros inmigrantes.

Se acuerda los años de la guerra de Vietnam, cuando los “Weatherman” y otros radicales andaban gritando: “Bring the war home! – ¡Traemos la guerra a casa!”? Bueno, ellos no lo lograron. Total losers. Pero usted ahora lo va lograr: Tropas contra inmigrantes. Make America Great Again…

Aquí en Centroamérica, las embajadas y diferentes congresistas y senadores viajeros de Estados Unidos (todos total losers e intrusos) nos han dicho: “Cuidadito, no deberían militarizar la Seguridad Pública, no saquen a los militares a la calle a luchar contra el crimen.” Por cierto, los gobiernos nuestros nunca les hicieron caso a estas advertencias. Hoy van a estar felices los presidentes de Honduras y El Salvador, porque con usted movilizando fuerzas militares en sus ciudades, ya nadie les va a fregar por militarizar nuestros países. A lo mejor usted va a mandarles ayuda militar, como ya le ofreció al gobierno de México. Los nuestros la van a aceptar sin tanta discusión…

De paso sea dicho: Su muro sólo va a detener a los niños salvadoreños, mujeres hondureñas y otros terroristas, si lo diseña como lo hizo el camarada Walter Ulbricht, cuando construyó su muro, primero atravesando la ciudad de Berlin, luego toda Alemania: No sólo fue un muro, esto no sirve, fue un muro con una franja de muerte detrás, donde patrullaban tropas y habían torres con francotiradores. Great wall! Putin todavía debe tener los diseños originales de su tiempo como oficial de la KGB en Alemania Oriental… Si usted se trae a casa los drones de combate que Obama mandó a otros países, tal vez le funcionará la militarización de su frontera sur.

Le doy otro consejo. Es para que mejore su orden ejecutiva contra a entrada de los terroristas a Estados Unidos. Tal vez todavía no le han informado, pero el país con la tasa de terroristas más alta del mundo es El Salvador. Tenemos como 60 mil pandilleros, declarados por la Corte Suprema como terroristas, no contando el medio millón de colaboradores. Para que los llamados jueces no le vuelvan a boicotear su nueva orden ejecutiva, con el argumento que discrimina a los musulmanes, simplemente incluya en su lista El Salvador. Aquí casi no hay musulmanes, todos son católicos o evangélicos, hasta los terroristas.

Sólo tome en cuenta una cosa, Mr. Trump: Si nos manda de regreso a todos los pandilleros, violadores y otros inmigrantes centroamericanos, nosotros aquí también tendremos guerra en casa. Porque aquí los gobernantes no saben lidiar con una crisis social. Total losers.

Suerte con la guerra en casa, presidente. Saludos le manda
44298-firma-paolo

Lea a el memorándum del Secretario de Seguridad Nacional
del presidente Trump, general John Kelly,
sobre la movilización
de unidades militares de la Guardia Nacional

(MAS!/El Diario de Hoy)

Observador Político: El diálogo es audaz e incluyente o no vale la pena

Cuesta imaginarse que el diálogo nacional que arranca con la facilitación de Naciones Unidas tenga sentido si no aborda la crisis de inseguridad y violencia y la situación que un porcentaje tan alto de la sociedad vive al margen del sistema productivo, democrático y legal del país.

Cuesta también imaginarse que el abordaje de este tema lleve a resultados y soluciones si no se abre ningún diálogo con las pandillas y con las comunidades marginadas que viven la triste realidad de la violencia.

Pero por otra parte cuesta imaginarse que líderes de grupos fuera de la ley tomen asiento y la palabra en la mesa de diálogo a la par del gobierno, los partidos políticos, de las gremiales empresariales, de las Iglesias y de las universidades. El gobierno no debe hablar con los pandilleros, pero esto no puede significar que nadie hable con ellos.
observador
Depende de la audacia y creatividad del facilitador Benito Andión de encontrar y consensuar un mecanismo que permita que a la par de las mesas “oficiales” funcione otra, en la cual personajes representativos de la Sociedad Civil dialoguen con las pandillas y con los liderazgos comunales. Esto no funcionará si el gobierno de Salvador Sánchez Cerén no flexibiliza su posición tajante de no permitir ninguna forma de diálogo con las pandillas, ciartamente compartida por muchos sectores de la sociedad.

Por lo menos se debe abrir espacio para que personas que gocen de la confianza tanto del gobierno pero también de la oposición, y en cierta manera de las pandillas, se acerquen a las pandillas, las escuchen, dialoguen con ellas, les expongan alternativas, para evaluar hasta donde son serias sus manifestaciones públicas de querer contribuir a superar la violencia, de la cual son parte protagonista. Hay que explorar hasta donde están dispuestas a llegar cuando hablan de paz social. Las pandillas recientemente han hablado por primera vez que un proceso incluyente de diálogo puede llegar a la desarticulación de las pandillas como organizaciones criminales, si a ellos, sus familias y sus comunidades se les abran puertas de inserción en la vida productiva y social del país.

Nadie en este país sabe si estas manifestaciones de los líderes de las pandillas son serias y si podrían convertirse en confiables. Muchos dudan de esto, y tienen muchas razones en la historia triste de los últimos 20 años. Sin embargo, luego del fracaso tanto de la tregua como de las polítcas de guerra frontal que en los últimos tres años ha implementado actual gobierno, muchos consideran que sacando las lecciones correctas de ambos enfoques vale la pena por lo menos sondear si un diálogo incluyente puede abrir nuevos caminos que al fin nos conduzcan a superar la crisis social que se encuentra detrás de la crisis de violencia.

Obviamente no se trata de revivir el proceso conocido como “la tregua”, como muchos temen. La tregua fue la respuesta a una realidad específica, cuando el problema de fondo y el motor del conflicto era la guerra entre las pandillas que devoraba a las respectivas comunidades bajo su influencia. Esto no es el centro del problema hoy. Ahora el motor principal de la violencia es el enfrentamiento directo entre pandillas y fuerzas de seguridad del Estado. Es otro tipo de conflicto, que requiere de otros tipos de soluciones que una tregua. Requiere la superación de las causas sociales: la ausencia del estado (no en su forma policial y militar, sino en su expresión civil) en amplios territorios del país; los serios daños al tejido social en estos territorios; y la situación de gueto, en la que sobreviven, dentro y fuera del marco legal, cientos de miles de ciudadanos y sus familias.

El diálogo nacional, si realmente quiere quitarle los frenos al desarrollo democrático, social y económico del país, tiene que abordar de fondo estos problemas y construir vías para solucionarlos. Y repito: alguien tiene que inventarse un método para involucrar en este proceso a los que hoy en día son protaginistas del problema y obstáculos a su solución. Por lo menos hay que hacer el intento, comenzando con un sondeo que necesariamente involucra sentarse con los liderazgos comunales y de las pandillas. Y hay personas capaces y dispuestos para intentarlo, con más peso ético y más confianza de la sociedad que los que lo hemos intentado en el 2012.

Lea las últimas declaraciones de las pandillas sobre este tema

Lea la posición del facilitador de Naciones Unidas Benito Ardión

(El Diario de Hoy-Observador Político)

 

Carta a Relaciones Exteriores: Alerta para salvadoreños que viajan a Estados Unidos

Estimados funcionarios de Cancillería:
Recién la embajada de Estados Unidos informó que el Departamento de Estado ha emitido, como lo ha hecho año por año desde por lo menos 2012, una alerta a sus ciudadanos sobre los peligros a los cuales se exponen al viajar a El Salvador o residir en este país: “El Departamento de Estado previene a los ciudadanos de Estados Unidos a que cuidadosamente consideren los riesgos de viajar a El Salvador, debido a los altos índices de criminalidad y violencia. El Salvador tiene una de las tasas más altas de homicidio en el mundo y crímenes como extorsión, asaltos y robos son comunes.”

Me encanta la idea que la Cancillería nuestra, aplicando el principio internacional de reciprocidad, emite una alerta a los salvadoreños sobre los riesgos que corren al viajar a Estados Unidos o al seguir viviendo en este país. Ambas alertas -la de ellos y la nuestra- se basan en hechos reales que pasan en los respectivos países.

 —–
1screen-shot-2017-02-15-at-1-22-29-pm
El Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador advierte a los ciudadanos salvadoreños que viajan a Estados Unidos o residen en este país de considerar con cuidado los riesgos que implica su estadía en Estados Unidos, debido a altos índices de violencia, incluyendo abusos violentas por parte de autoridades de seguridad; debido a crecientes expresiones de racismo y odio contra minorías raciales o étnicas; y debido a las duras políticas anti-inmigrantes adoptadas recientemente por el gobierno de Estados Unidos.

Recomendamos tomar las siguientes medidas de precaución:
  • Al viajar a Estados Unidos por vía aérea, procuren no andar su laptop o smartphone, porque pueden ser revisados sus contenidos, incluyendo su correo electrónico privado o de negocio y sus comentarios en redes sociales. Se recomiendo llevar consigo materiales como crucifijos o biblias que comprueban que no son musulmanes. Nuestro ministerio les puede regalar un botón que dice “I’m not from México”. Están disponibles en migración en el aeropuerto Comalapa. Llévenlo siempre de manera visible.
  • Dentro del territorio de Estados Unidos, especialmente en zonas donde viven inmigrantes o afroamericanos, manténganse en máxima alerta en cuanto vean patrullas policiales. Ha habido muchos casos de abuso policial, algunos de ellos letales.
  • Les recomendamos siempre llevar visible elementos que demuestren que son cristianos. En caso que sean musulmanes, recomendamos abstenerse a viajar a Estados Unidos.
  • Otro método de protección puede ser llevar siempre una gorra que diga “Make America Great Again” o “America First”. Se consiguen baratas, porque son hechos en China.
  • Recomendamos frecuentar lo menos posible discotecas (especialmente clubes gay), cines, colegios, universidades y maratones. En este tipo de lugares frecuentemente han ocurrido masacres cometidos por ciudadanos estadounidenses, con armamento más sofisticado que el que usan las pandillas en nuestro país.
  • Si tienen tatuajes, aunque no tengan alusión a pandillas, traten de no exhibirlas visiblemente. La combinación de tatuaje, piel morena y acento latino puede ser fatal.
  • A los ciudadanos salvadoreños que no tienen documentos de residencia legal les recomendamos no salir a la calle, si no quieren ser sujetos de redadas y deportación.
  • A los ciudadanos salvadoreños que tienen antecedentes penales o que tienen relación con pandillas, sólo les podemos dar una recomendación: rezar.
  • A todos los salvadoreños que viven en Estados Unidos y a los que tratan de viajar a este país, les advertimos que no esperen que nuestros consulados les puedan ayudar. No tenemos esta capacidad. Están debidamente advertidos de los riesgos, y los corren bajo su propia responsabilidad.
Les desea buen viaje el Gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén.
—–

Yo sé que nuestra Cancillería nunca emitiría este comunicado. Pero tal vez me pueden tomar en cuenta por lo menos la idea del botón de choto.

Pido al señor canciller y a la embajada de Estados Unidos de ver esta carta con el mismo grado de humor que hemos mostrado los salvadoreños durante años al leer el “El Salvador Travel Warning” del Departamento de Estado.


Saludos,

44298-firma-paolo

Lea la Alerta del State Department


(MAS!/El Diario de Hoy)